La Casa de Juan de Viloria, Copero del séquito de los Reyes Católicos, se considera uno de los monumentos más completos en lo relativo a la vida cotidiana de la alta clase social en América. Este importante personaje fue encomendero, regidor en La Vega, Mariscal de la Isla Española y albacea o Gobernador de las posesiones de Diego Colón. La casa fue construida en el primer cuarto del siglo XVI, en ella funciona actualmente la Fundación Dominicana de Desarrollo, ubicada en la calle de Las Mercedes, al comienzo, en la ciudad de Santo Domingo.

La casa, es realmente dos inmuebles unidos, uno de los cuales se supone pertenecería a Juan de Ampiés, otro importante personaje de la colonia. Para la restauración de esta casa de dos plantas se tomaron en cuenta los ambientes coloniales, patios interiores, y la diferenciación de los espacios que aunque mantienen unidas las viviendas, dan la sensación de una diferencia entre la casa llamada A y la B.

Los cinco arcos son característicos de un ambiente de alta clase social. Allí la cantería, el oficio de cantero, se nota a plenitud. La influencia mudéjar del pórtico y el portal que daba paso de la galería a la planta alta del edificio son elementos únicos en la vieja arquitectura santodominguense.

Juan de Villoria o Viloria vivió en La Vega, en donde como encomendero se le considera de los de mejor trato al indio. La familia vivió en Santo Domingo luego de 1520, y en 1528 aparece ya en documentos que reflejan su poderío y riqueza, ya que Viloria fue dueño de ingenios; en 1528 era Teniente de Virrey, siendo hombre de gran confianza de la familia Colón.

Por su parte Juan de Ampiés fue un importante personaje que visitó la costa de Paria por órdenes reales en busca de las perlas de la isla de Margarita. Fue Oficial Real, Tesorero del Rey en Santo Domingo, y hombre de gran arrojo.