Biografias

Robert Hooke

 

Nació en la isla de Wight y estudió en la Universidad de Oxford. Fue ayudante del físico británico Robert Boyle, a quien ayudó en la construcción de la bomba de aire. En 1662 fue nombrado director de experimentación en la Sociedad Real de Londres, cargo que desempeñó hasta su muerte. Fue elegido miembro de la Sociedad Real en 1663 y recibió la cátedra Gresham de geometría en la Universidad de Oxford en 1665. Después del gran incendio de Londres en 1666, fue designado supervisor de esta ciudad, y diseñó varios edificios, como la casa Montague y el hospital Bethlehem.

Hooke realizó algunos de los descubrimientos e invenciones más importantes de su tiempo, aunque en muchos casos no consiguió terminarlos. Formuló la teoría del movimiento planetario como un problema de mecánica, y comprendió, pero no desarrolló matemáticamente, la teoría fundamental con la que Isaac Newton formuló la ley de la gravitación. Hooke diseño una bomba de aire que funcionaba mejor y más rápida que la de Guericke. Cuando Hooke logró un gran vacío en una gran vasija, consigiió que una pluma y una moneda cayerán desde lo alto del recipiente al mismo tiempo, y comprobó que se precipitaban a idéntica velocidad.

Entre los aportes más importantes de Hooke están la formulación correcta de la teoría de la elasticidad; que establece que un cuerpo elástico se estira proporcionalmente a la fuerza que actúa sobre él, conocida como ley de Hooke, y el análisis de la naturaleza de la combustión. Fue el primero en utilizar el resorte espiral para la regulación de los relojes y desarrolló mejoras en los relojes de péndulo. Hooke fue pionero en realizar investigaciones microscópicas y publicó sus observaciones, entre las que se encuentra el descubrimiento de las células vegetales.En 1665 pubñicó Micrographia, que contenía algunos de los más bellos dibujos de observaciones microscópicas jamás realizados.

Su descubrimiento más importante se refería ala estructura del corcho. Bajo el microscopio, hallo pequeños orificios rectangulares, que llamó células, de una palabra latina que significa "celdillas" por analogía con las celdas, dispuestas en hileras, de los monasterios o las cárceles. Las células que observara Hooke estaban vacías porque se hallaron en tejido muerto. En el tejido vivo están llenas de fluido, lo que haría impropia la denominación de "celdas", pero pese a ello el nombre se arraigó.

El estudiante interesado puede encontrar más información en la página web Robert Hooke.